El hambre puede ser eliminada en el transcurso
de nuestras vidas. Pero necesitamos tu ayuda.

Las personas que sufren hambre no suelen aparecer en las portadas. Sin embargo, el hambre y la desnutrición constituyen el primer riesgo de salud en el mundo - mucho más que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos. Hoy en día hay 805 millones de personas con desnutrición en el mundo. Esto quiere decir que una de cada nueve personas no tiene suficiente comida para vivir una vida sana y mantenerse activa.

La buena noticia es que el hambre se puede solucionar. Hay suficiente comida en el mundo para alimentarnos a todos y ni siquiera se necesitan avances científicos. Con el conocimiento, las herramientas y la voluntad política actuales, podemos solucionar este problema.

El hambre crónica se redujo en las décadas de los 80 y los 90, pero este progreso se ha ralentizado entre los años 2000 y 2010. Todos nosotros (ciudadanos, empleadores, líderes empresariales y gobiernos) debemos trabajar juntos para acabar con el hambre.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas es la mayor agencia humanitaria que lucha contra el hambre en el mundo. El PMA proporciona asistencia alimentaria a más de 80 millones de personas en 75 países cada año.

Conoce a algunos de estos héroes silenciosos
que luchan contra el hambre cada día.

Chheuy y Lida
8 y 9 años
Camboya

Chheuy y Lida

Mejores amigos desde primero, Chheuy y Lida están convencidos de ser los primeros de su familia en llegar a la escuela secundaria. Ello a pesar de que caminan a la escuela cada mañana con el estómago vacío.

Camboya

Recibir la educación básica no es una tarea fácil para los niños pobres de Camboya. 2 de cada 5 niños camboyanos trabajan para mantener a su familia, una de las tasas más altas de trabajo infantil en el sudeste de Asia.

Las comidas escolares

Cada mañana, Chheuy, Lida y sus compañeros reciben un desayuno caliente y nutritivo del Programa Mundial de Alimentos que los mantiene saludables y atentos en la clase.

La alimentación escolar es una de las maneras más eficaces de romper el ciclo de la pobreza y el hambre: la promesa de por lo menos una comida al día puede motivar a los padres a enviar a sus hijos a la escuela.

Siatta
30 años
Liberia

Siatta

La familia de Siatta perdió a siete de sus miembros por la enfermedad del ébola en tan sólo nueve semanas. Siatta, de 30 años, y su hermana Famatta, de 32 años, son los adultos supervivientes de la familia. Juntas tienen que cuidar a seis niños de entre 4 y 16 años: sus hermanos, hermanas y sobrinos.

Liberia

Liberia es uno de los tres países más afectados por el virus del ébola.

La propagación del ébola ha dañado la agricultura y los mercados; por eso se necesita asistencia alimentaria. El PMA traba para evitar que esta crisis de salud se convierta en una crisis alimentaria y de nutrición.

Conoce a la persona del año

Los “combatientes del ébola” han sido nombrados Persona del Año por la revista Time. Elizabeth Neufville es una de ellas y, a pesar de los sacrificios, está en la primera línea de respuesta al ébola del PMA en Liberia: "No puedo tocar a mis hijos debido a mi papel en el terreno", asegura; sin embargo, está "orgullosa de ser parte del PMA porque está llegando a las personas con algo que realmente necesitan: ¡alimentos!”.

Mariko
80 años
República Democrática del Congo

Mariko

Lleva en la cara y el cabello las marcas de la sabiduría... Pero sus ojos expresan una gran fatiga física y mental. Mariko tiene 80 años. Llegó al campamento de refugiados de Mugunga huyendo de la violencia en su pueblo.

República Democrática del Congo

Cocinar es una tarea habitual en la mayor parte del mundo, pero no es fácil en el campamento Mugunda.

Recoger leña en la selva para poder cocinar puede ser muy peligroso: las mujeres corren el riesgo de ser violadas o golpeadas, o de sufrir el abuso infligido por las milicias armadas presentes en el área.

Alimentos y seguridad

Para que los refugiados no se vean obligados a ir al monte y corran peligro, el Programa Mundial de Alimentos ejecuta un proyecto para la fabricación de briquetas de combustible que sustituyen a la leña. Los hombres y las mujeres locales que trabajan aquí reciben alimentos del PMA a cambio de su trabajo.

Las briquetas combustibles se distribuyen de forma gratuita en el campamento. Gracias a ellas, la esposa y los hijos de Mariko no tienen que ir a buscar leña lejos en el monte con todos los riesgos que esta actividad supone.

Yaae
28 años
Sudán del Sur

Yaae

Cuando estalló la primera guerra cerca de su casa, Yaae se negó a huir con otros vecinos de su aldea. Ella y sus cuatro hijos sobrevivieron.

Pero cuando una segunda oleada de violencia sacudió la aldea, Yaae, de 28 años, dice que "vio la muerte", así que huyó con sus hijos a una isla en el río Nilo Blanco.

Sudán del Sur

Ya ha pasado más de un año desde que estalló el conflicto en Sudán del Sur. Un año de guerra ha obligado a casi 2 millones de personas a huir de sus hogares y los combates han afectado gravemente a la seguridad alimentaria en el país, dejándolo al borde de una catástrofe de hambre.

"El PMA está dándonos comida, lo cual está bien, pero ¿por cuánto tiempo van a seguir alimentándonos?", se lamenta Yaae. "Lo que queremos es paz para poder volver a nuestra casa, plantar nuestra propia comida y que nuestros niños beban leche", añade.

Lanzamientos desde el aire

En Sudán del Sur, el PMA tiene que superar enormes obstáculos para llevar alimentos a las personas desesperadas por la necesidad. Durante la temporada de lluvias, la mayoría de las carreteras del país se vuelven intransitables debido al lodo. El PMA no tiene más remedio que utilizar el transporte aéreo y los lanzamientos desde el aire para llevar alimentos a la población en las zonas de difícil acceso.

Antoine
75 años
República Centroafricana

Antoine

Antoine, de 75 años, es un cantante tradicional de la aldea Berberati. Se gana la vida actuando en las aldeas y ciudades.

Cuando se le pide un autógrafo, Antoine responde 'oh, oh, oh, mi autógrafo es una canción'. "Lo único que quiero es paz para poder regresar a casa y cantar", afirma.

República Centroafricana

Hace algunos meses, Antoine llegó a Bangui, la capital, para grabar sus canciones, cuando estalló la violencia. Quedó atrapado y los miembros de su familia se dispersaron por el país, desgarrado por la violencia. Hasta ahora, no tiene noticias de una de sus ocho hijos.

La República Centroafricana es uno de los cinco casos de emergencia más graves del mundo, junto con Irak, Sudán del Sur, Siria y los países afectados por el ébola en África Occidental. De estas cinco crisis, cuatro han sido provocadas por el hombre.

Asistencia que salva vidas

Los saqueos y la inseguridad han afectado a los cultivos, la ganadería y la pesca.

Actualmente, las reservas de alimentos en las zonas rurales son de alrededor del 40 o el 50 por ciento más bajos que los niveles medios. Un tercio de la población de la República Centroafricana sufre de inseguridad alimentaria.

Antoine vive solo en un campamento en Bangui. Al igual que otras miles de personas desplazadas por el conflicto, depende de la ayuda alimentaria del PMA para sobrevivir.

Carmen
52 años
Bolivia

Carmen

Carmen tiene 52 años. Es la 'Capitana', la jefe de la comunidad indígena guaraní en Palmar Chico. Como autoridad local, Carmen se compromete a ayudar a que la comunidad prospere, a través del reparto de la tierra, el empleo, la salud y la producción agrícola.

Bolivia

A pesar del progreso económico en Bolivia, Carmen observa que enormes problemas aún afectan a la vida de muchas personas. Los pueblos indígenas tienen que luchar por sus tierras, el agua o el empleo y, a menudo, se violan sus derechos. Las comunidades rurales sufren los efectos negativos del cambio climático, como las sequías y las inundaciones.

Alimentos por activos

Carmen participa en el proyecto del PMA "Alimentos por Activos". A cambio de la comida, los participantes trabajan en actividades que benefician a toda la comunidad, como la construcción de depósitos de agua.

En la comunidad de Carmen han creado huertos. Puesto que ya no tienen que preocuparse por su próxima comida, tenían el tiempo y energía para construir sistemas de riego que impulsaron su producción.

Sawsan
13 años
Siria

Sawsan

Sawsan, de 13 años, y su familia son de Siria. La guerra les obligó a huir por seguridad el año pasado y a buscar refugio en el campamento de refugiados más grande de Jordania.

El padre de Sawsan juega al fútbol. En Siria, siempre llevaba a su pequeña a todos los partidos, que ésta observaba con admiración. Ahora, el padre entrena al equipo de los niños en el campamento de refugiados. Le adoran. Sawsan está muy orgullosa de que su padre sea el entrenador y disfruta jugando. Ella es una de las mejores jugadoras de su equipo.

El campamento Za'atari

En la actualidad, el campamentos Za'atari es el hogar de casi 85.000 refugiados, y los niños representan más de la mitad de sus habitantes. Mientras ansían regresar a su amado fútbol en Siria, Sawsan y sus amigos juegan cada semana.

Comida digital

El PMA proporciona asistencia alimentaria mensual a cerca de 1,8 millones de refugiados sirios a través de vales de comida electrónicos, conocidos como tarjetas electrónicas. Estos funcionan como una tarjeta de débito y permiten a los refugiados comprar sus propios alimentos, a la vez que favorecen la economía de las comunidades de acogida.

En diciembre, el PMA suspendió temporalmente la asistencia alimentaria a cerca de 1,7 millones de refugiados sirios debido a la falta de financiación. El PMA depende totalmente de contribuciones voluntarias para sus operaciones, y pese al fuerte apoyo de los donantes hasta el momento, las necesidades están superando cada vez más a los fondos disponibles.

Rahma
14 años
Irak

Rahma

Rahma tiene 14 años. Llegó al campamento Harsham en la ciudad de Erbil después de huir del conflicto en su ciudad natal, Mosul, que los militares han sitiado.

Teme nuevos desplazamientos. Desde que huyó de Mosul, Rahma y su familia se han mudado tres veces a tres campamentos diferentes en toda la región kurda del norte de Irak.

El campamento de Harsham

El campamento de Harsham es uno de los muchos campamentos que albergan a los desplazados internos iraquíes que han escapado de la violencia de sus hogares.

Niños de todas las edades pasan el tiempo jugando al fútbol, el deporte nacional de Irak. Pero se están perdiendo la escuela, que comenzó en octubre de este año. Muchos esperan para inscribirse en la escuela del campamento cuando se cree.

Adaptándose a las necesidades

El objetivo del Programa Mundial de Alimentos es alimentar a 1,8 millones de desplazados internos iraquíes antes de marzo de 2015, mediante programas de asistencia alimentaria que se adaptan a las necesidades de los desplazados tanto si están en movimiento o asentados temporalmente.

Mensualmente se entregan paquetes de alimentos para familias de cinco miembros a las que viven en campamentos como Harsham, mientras que los alimentos enlatados se distribuyen entre los que no tienen ningún espacio para cocinar.

Antoine, Rahma y Chheuy son algunas de los 80 millones de personas que alimenta el PMA. Pero hay 805 millones de personas que sufren hambre en todo el mundo. El PMA necesita el apoyo de todos para erradicar el hambre. Sabemos que un mundo con Hambre Cero es posible: el mundo produce alimentos suficientes para alimentar a toda la población mundial. Pero no podemos construir un mundo Hambre Cero solos. Necesitamos tu apoyo para asegurar que las historias de estos héroes silenciosos no se olvidan.